Alguna impostura no teísta

2018-04-10 M. Funes 0 Opinión

El otro día leí el siguiente comentario: “Acumulamos conceptos y teorías tal como nuestra tendencia a acumular bienes materiales”. Se refería a la devoción del cristiano de discutir desde su posición y no tener alturas de miras o discutir con un interés genuino.

La comprensión del mundo nos conduce a acumular conceptos: Más que a acumular conceptos en sí, a integrarlos y reestructurar su significado. Por un lado de determinar las cualidades y dimensiones de distintos elementos, por otro, a establecer vínculos entre elementos para asignar categorías. La acumulación de bienes materiales es una tendencia natural, apropiarse es un fenómeno del ego como lo es comprender y producir.

Cuando hablamos de cristianos es evidente que se levantan prejuicios y virtudes desde afecto que nos produzca. Es suficientemente claro elaborar un pensamiento individual disonante desde la razón; el camino de disentir es uno, el otro es invalidar un discurso sólo porque es del saber común y distinto del propio. Más necesario que la distancia, es la integración de discursos para la configuración adecuada de una sociedad comprensiva. Nuestra cultura carece de devoción, la tendencia diferenciadora impacta negativamente atomizando y segregando, en vez de una convivencia desde el amor; no homogeneizante, sino comprensiva en términos intelectuales y espirituales.


Comentarios

Aún no hay comentarios. Sé el primero en escribir.


Escribir un comentario

Note: No HTML